Érase una vez… la crisis

Estándar

Seguro que casi todos recordaremos aquellas series que veíamos de pequeños, que todas empezaban por érase una vez… (el hombre, el espacio, el cuerpo humano, etc). Pues bien, de la idea original de “Érase una vez… el cuerpo humano”, de los productores de “Sin teclas no hay paraíso” y “Los hombres de verdad programan en binario” llega a vuestras pantallas (de PC)… “Érase una vez… el cuerpo humano en la crisis

Todo comienza cuando a un albañil de la construcción está currando en una obra de un polígono a las afueras de Madrid llamado Marina d’or (ciudad de tasaciones). Su cuerpo se ha acostumbrado a las duras condiciones del sector, y su metabolismo necesita gran aporte calórico para hacer funcionar la “maquinaria”.

Las células están alegres alegres y los glóbulos rojos llevan por sus venas una mezcla de oxígeno, alcohol y humo de “caliqueño”. Las neuronas se mueven con cierta calma, pues nunca han necesitado correr para procesar información, y las reservas de grasa se van acumulando en las zonas que no molestan, pues el resto que queman en el trabajo.

Pero un buen día, dado que el sector de la construcción en España fue el primero en sentir la crisis, a este pobre albañil le despiden de su puesto y se va al paro. A partir de este momento en su cuerpo se producen cambios. Al cesar casi por completo su actividad física, el cuerpo necesita menos calorías, pero a su vez, el sistema está acostumbrado a un aporte calórico determinado, que se sigue suministrando, pero no utilizando, por lo que se acumula en forma de grasas.

Los glóbulos rojos empiezan a transportar menor concentración de oxígeno y más alcohol y “humo”, lo cual reduce la oxigenación del cerebro y causa mareos. El aumento de cafeína producida por tomar más carajillos, provoca que las “células nerviosas” trabajen a más velocidad, que al no estar acostumbradas, y ademas, a que el cerebro está colapsado por alcohol y humo, inducen a falsas ordenes como la perdida de equilibrio.

Después de llevar un tiempo en el paro, y cuya única actividad fue fichar al paro e ir al bar a beber, el cuerpo ha acumulado grasa en todas partes y ha perdido masa muscular por falta de ejercicio, a base de carajillos, cervezas y cigarros, se ha ido intoxicando poco a poco el organismo provocando inclusos fallas en el sistema inmune, algunos constipados y mal estar general.

Este texto es basicamente una coña de la serie de dibujos, pero si quereis moraleja, ahi va: Si las cosas te van mal, no las estropees más, cuidate, coño!

2 comentarios en “Érase una vez… la crisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s