Una de Tapas!!!

Estándar

A veces, muchos de nosotros, nos vemos en la situación de visitar ciertos bares cañís, alejados de la mano de Dios. Bares donde, de no ser por las circunstancias, difícilmente entraríamos ni a pedir la hora. Sitios donde la lejía/lavavajillas/higiene todavía no ha llegado aun, o si lo ha hecho no es una de las cosas mas importantes. En fin, creo que me entendéis, criaderos de cucarachas, perdón me refería a los épicos:

BAR TYPICAL SPANISH!!!!

Supongo que todos conocemos algún sitio que se corresponde con lo que digo. Lugares infectos Negocios de hostelería patrios, donde extrañamente todo el local, incluso el techo, esta recubierto de una pátina de grasa envolvente (Supongo que debe de servir de alguna cosa que por ahora se me escapa). Las tragaperras, los abueletes, la tele con el fútbol, serrín en el suelo y precios populares hacen de estos sitios lugares entrañables. ¡¡Pero eso si!! solo los elegidos, gente con un estomago de puro acero pueden resistir visitarlos asiduamente… ¡¡¡Y incluso comer allí mas de 3 veces a la semana!!!

La grasa es la reina de la cocina, con ella hacen de todo, recubren trozos de calamar (o trozos de goma, los científicos no se ponen de acuerdo en este asunto), lubrican morcillas y chorizos y junto con harina entierran chopitos en ella. Mención aparte están las patatas bravas (o lo que en su día fueron patatas), un clásico entre los clásicos, recubiertas por un denso ajoaceite, el cual te deja un alientazo característico, que dura horas o días dependiendo seguramente, de la cantidad de metales pesados utilizados en su elaboración. Y no nos olvidemos de la ensaladilla rusa, tapa problematica en verano, puesto que a veces se utiliza salmonella como ingrediente principal, ¡y claro! hay mucha gente que no la tolera bien.

Y nos vemos en la difícil situación de elegir las tapas en la sucia vitrina:
-Perdone, ¿esa tapa de que es?
-¿Cual?
-La de al lado de la que palpita…
-Esa es de tortilla de patatas (¡6 cm de espesor, ojo!)

O preguntamos en nuestra ignorancia:
-¿Debajo de esa capa de moho, que hay?
– ¡¡albóndigas recién hechas, chaval!!

Y es que para los camareros, sus tapas son las mejores del lugar, por eso muchas son expuestas durante semanas como una especie de trofeo histórico.

Para beber, el somelier nos informa que podemos elegir entre jarra de cerveza o sangría (receta  ultrasecreta del bar ¡¡autentica alquimia coctelera!!). De todas formas, bebas lo que bebas, la resaca no te la va a quitar nadie, os lo aseguro. ¡¡Y los vasos misteriosamente huelen a calamares fritos!! ¿¿Es que esta gente lava con aceite usado??

Y cuando te quieres dar cuenta ya has empezado a comer, picas de aquí y de allí, y te comes el bocadillo entero ¡¡que coño!! ¡¡Hay que demostrarse que eres capaz de sobrevivir a lo que te echen joder!! Eso si, por si acaso ten el móvil cerca por si hay que llamar a la ambulancia. Para acabar café, copa y puro!!!

El camarero/a, como una especie de ser superior que ha velado de que no nos falte de nada, nos invitará a unos chupitos de lo que queramos, cosa que es de muy agradecer. Chuparos esa WcDonalds y Burryking!!!

Otro día os hablaré de los chiringuitos playeros, una especie de evolución turística del bareto Typical Spanish.

By Anto (Memorias de un camarero freelance III, poniendo a prueba el cuerpo humano otra vez)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s