La Teletienda de los horrores!!

Estándar

En cierta ocasión ya hablamos del mundo de la televison nocturna. Hoy nos centraremos en las telepromociones.

Me acuerdo cuando empezó todo esto de las promociones de productos por televisión. Un mundo nuevo se abría ante nosotros con productos tan interesantes como la “Butterfly Pillow”, la no menos famosa “Butatrans” o cuchillos capaces de cortar la puerta de un todo terreno sin perder el filo. Todos esos productos que parecían hechos para solucionarnos la vida. Al principio solo se trataba de promociones en las que te mostraban el producto, te decían el precio, lo rebajaban y encima recibías un regalo. Pero…

El siguiente paso evolutivo de estas promociones fue el de enquistarse en el horario de madrugada. Antes de los concursos amañados de ahora, las reinas indiscutibles de la noche eran las telepromociones. Con horas de repeticiones y repeticiones de la promo del mismo producto, como una especie de cantinela o hipnosis (de hecho se han dado casos de gente que se ha dormido en el sofá de su casa con la tele encendida y a la mañana siguiente han entrado en un McDonald’s con una escopeta recortada, al grito de: ¡¡¡POR SU CULPA ME TENDRÉ QUE COMPRAR EL AB SHAPER!!!)

De todos ellos los que realmente me fascinaban eran los que algún presentador probaba alguno de esos productos. Siempre funcionaba de la misma manera. El presentador (lo llamaremos Jerry) cogía el rol de una persona escéptica, entonces otro copresentador (lo llamaremos Mike) le demostraba mediante algunas pruebas lo bueno que era el producto en cuestión. La gracia estaba en que el teatrillo que se traían Jerry y Mike entre manos, era tan artificial y falso, que el producto perdía el impacto inicial (Falso como el peluquín de Chuck Norris que también presentó un producto). A parte de que las pruebas que hacían demostraban los defectos del producto mas que las virtudes. Veamos un ejemplo:

Como reflexión diré, que para apreciar la belleza del canal de compras, o de estas promociones por saturación de productos milagro, hay que ponerse en el rol de a quien van dirigidas. Imaginemos a un paleto de Arkansas, que cree en el creacionismo, sentado en su sofá, comiendo comida basura y viendo la televisión por cable, ni se preguntará que base científica tienen esos productos mágicos, de todos modos no le han enseñado a pensar. (THE REAL AMERICAN WAY OF LIFE!!)

¿¿Pero que hacéis que no llamáis??

By Anto (El azote de la teletienda, el llama y gana y próximamente los todo a 1€)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s